temas

Learn Europe / Temas / Argumentos contra la adhesión a la UE

Argumentos contra la adhesión a la UE

Historia e instituciones

Contenidos

  • Según la corriente euroescéptica presente en muchos estados miembros, la UE presenta los siguientes inconvenientes:

    • La UE es cara. Para los países más ricos y desarrollados reciben mucho menos de lo que aportan a la UE. La Política Agrícola Común y los Fondos Estructurales, dos de las mayores partidas del presupuesto de la UE benefician, generalmente, a los países menos desarrollados. No obstante, los países ricos son los más beneficiados por el mercado único ya que pueden hacer llegar sus productos a todos los mercados de la UE sin cargas arancelarias.

    • La UE es demasiado poderosa. A partir, sobre todo, del Tratado de Maastricht, la UE ha ido expandiendo sus competencias hacia ámbitos que antes eran exclusivos de sus estados miembros como la justicia y la política exterior y de seguridad. Esto hace que ciertos asuntos de gran transcendencia escapen al debate en los parlamentos nacionales.

    • La UE no es democrática. Muchas de las decisiones tomadas en el seno de la UE son llevadas a cabo por un ejecutivo que no ha sido elegido directamente por los ciudadanos europeos, la Comisión Europea. El Parlamento Europeo no tiene el mismo poder de acción que sus equivalentes nacionales y raramente influencia en las decisiones finales. También, resulta evidente su falta de legitimidad dada la escasa participación en las elecciones europeas Finalmente, el cuerpo decisorio más importante, el Consejo Europeo, no destaca por su transparencia a la hora de tomar decisiones, ya que sus discusiones están envueltas en el secretismo.

    • La UE socava al estado nación. A través de los tratados, los estados miembros han acordado ceder ciertas áreas de soberanía a la UE. Estas áreas tales como la política monetaria, el sistema impositivo y la defensa socavan al estado nación. La conclusión de acuerdos en estas áreas resulta difícil a nivel supranacional y serían más efectivas si cada país pudiera decidir por sí mismo. La crisis de la Eurozona ha puesto en evidencia este problema.

    • La UE no trata por igual a todos sus miembros. El tratamiento que la UE haga de cada país va a depender de su tamaño y peso específico en la UE. Algunos ejemplos:

      • Dinamarca fue obligada a repetir el referéndum sobre el Tratado de Maastricht después de un primer “no” en 1992, que posteriormente tornaría en un “sí” en 1993. Sin embargo, el “no” francés bastó para echar abajo el Tratado Constitucional en 2005.

      • En 2003, Francia y Alemania no respetaron el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, su influencia en el seno de la UE les valió para evitar las sanciones previstas a tal efecto.

      • Por otro lado, llama la atención la diferencia entre el mecanismo de rescate previsto para Chipre y el del resto de países de la Eurozona que están en una situación similar, ya que una parte del rescate recaerá sobre los depósitos bancarios de los chipriotas.

  • No es de extrañar, por tanto, que un país rico y demográficamente poco relevante (menos de un 1% de la población total de la UE) como Noruega haya rechazado en referéndum entrar en la UE en dos ocasiones, en 1972 y 1994.

Vídeos

Enlaces Externos